La fascia es una membrana fibrosa de tejido conectivo que envuelve los músculos, forma las cápsulas articulares, los tendones y los ligamentos.

La fascia es como una segunda piel, todo el cuerpo está envuelto por tejido fascial. Los músculos, huesos, tendones, nervios, vasos sanguíneos y las vísceras están envueltos por este tejido y por lo tanto todo el organismo está interconectado sin interrupción por las fascias.

Este sistema de fascias tiene una extraordinaria capacidad de deslizamiento y desplazamiento. Así posibilitan todos, incluso los más pequeños movimientos.

Con diferentes terapias seremos capaces de mejorar e influir sobre los movimientos y características de este tejidos tan importante.

Muchas o todas las lesiones que nos afectan, presentan una afectación de la función normal del complejo fascial. Sin duda merece tratamiento.