Un potente dispositivo que cuenta con cuatro longitudes de onda con diferentes efectos cada una.

El láser de alta potencia induce una serie de efectos biológicos en los tejidos profundos. Algunos de los efectos biológicos asociados con el uso de láser de alta potencia incluyen:

  • Estimulación de la regeneración tisular: La luz láser puede estimular el metabolismo celular y aumentar la producción de ATP (trifosfato de adenosina) en las mitocondrias, lo que puede acelerar la cicatrización y la regeneración de los tejidos.
  • Efectos antiinflamatorios: Se ha observado que la terapia con láser de alta potencia puede reducir la inflamación al inhibir ciertos mediadores inflamatorios y al promover la liberación de sustancias que alivian el dolor.
  • Analgesia: La estimulación nerviosa mediante láser de alta potencia puede conducir a una disminución en la transmisión de señales de dolor, lo que puede aliviar la sensación dolorosa en ciertas afecciones.
  • Modulación de la circulación sanguínea: El láser puede aumentar la vasodilatación y mejorar el flujo sanguíneo, lo que favorece la oxigenación y nutrición de los tejidos.