La camilla de tracción vertebral es un dispositivo utilizado en fisioterapia para aplicar fuerzas de tracción a la columna vertebral con el objetivo de aliviar el dolor, la presión sobre los discos intervertebrales y las estructuras circundantes.

Los efectos de la tracción vertebral pueden variar según la condición específica del paciente y el protocolo de tratamiento utilizado. Algunos de los efectos potenciales incluyen:

  • Alivio del dolor: La tracción vertebral puede ayudar a reducir la presión sobre las raíces nerviosas y las estructuras articulares, lo que puede resultar en un alivio del dolor en condiciones como la hernia discal o la estenosis espinal.
  • Aumento del espacio intervertebral: La tracción puede contribuir a aumentar el espacio entre las vértebras, lo que puede reducir la compresión de los discos intervertebrales y facilitar la circulación de fluidos y nutrientes en el área.
  • Mejora de la movilidad: Al reducir la compresión en las articulaciones y tejidos, la tracción vertebral puede contribuir a mejorar la movilidad y la flexibilidad de la columna vertebral.
  • Estiramiento de tejidos blandos: La tracción puede estirar y relajar los tejidos blandos alrededor de la columna vertebral, incluyendo los músculos y ligamentos.

Es importante señalar que los beneficios y efectos de la tracción vertebral pueden variar según la condición del paciente y la forma en que se administra la terapia. Además, la tracción vertebral no está indicada para todas las personas o todas las condiciones de la columna vertebral.