Conjunto de técnicas que comprenden cualquier aplicación de un tipo de corriente eléctrica u onda sobre una zona del cuerpo para conseguir una mejoría en las lesiones.

 

Dentro de este conjunto podemos diferenciar:

  • Electroterapia clásica: Aplicación de corrientes u ondas, generalmente de manera cutánea, que se usan desde los comienzos de la Fisioterapia. Los ejemplos más conocidos son el TENS, para el tratamiento del dolor, o las Corrientes Rusas, usadas para provocar contracciones estimulantes musculares.
  • Electroterapia avanzada: Nuevas aplicaciones y nuevos tipos de ondas, que han surgido recientemente, demostrando mejores efectos para la resolución de problemas musculo-esqueléticos. Comprenden la EPI, la radiofrecuencia o el Láser de Alta Potencia entre otros.