Técnica que utiliza energía, capacitiva y resistiva, para provocar un efecto condensador en nuestro cuerpo y generar un efecto de diatermia.
Oxigena el cuerpo. Provoca una regeneración más rápida del tejido dañado.
Optimiza y acelera la recuperación post-esfuerzos, limpia la zona.
Acelera la curación. Disminuye el dolor.
Es un tratamiento suave y agradable de recibir.
Muy efectivo en artrosis.

Aplicaciones

•    Artrosis.
•    Roturas musculares.
•    Inflamaciones.
•    Recuperación física post-carreras.
•    Problemas de espalda.
•    Hernias discales.
•    Tendinopatías.
•    Drenaje linfático.
•    Contracturas.
•    Otras.